“Colapso de vías aéreas en el paciente infantil” – Amígdalas y Vegetaciones

El colapso de las vías aéreas en pacientes en crecimiento produce una alteración de todo el funcionamiento y desarrollo de la cara.

Las principales causas del colapso de las vías aéreas son:

I.   Amígdalas hipertróficas
II.  Vegetaciones hipertróficas
III. Alergias recurrentes
IV. Desviaciones del tabique nasal
V.   Cornetes hipertróficos

        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si el paciente respira mal debido a que las vías aéreas están obstruidas, desarrollará una respiración oral y para facilitar la entrada del aire mantendrá permanentemente: la boca abierta y la posición de la lengua baja.

La postura de boca abierta habitual es uno de las causas más frecuentes de alteraciones del crecimiento facial normal.

Esta postura anómala tendrá un impacto en el maxilar(parte ósea que soporta los dientes superiores) que sin el estímulo de la lengua en el paladar, se comprime transversalmente haciendo que la base de las fosas nasales no se desarrolle, disminuyendo de este modo las vías aéreas superiores y produciendo una mordida cruzada en la boca.

En la mandíbula encontraremos que la musculatura de cierre esté inactiva lo que conlleva que los molares sigan creciendo provocando que la cara se alargue y potenciando que se mantenga la boca abierta y la respiración oral. Todos estos procesos hacen que empeore el pronóstico del tratamiento de ortodoncia.

Las vegetaciones y, sobre todo, la hipertrofia de amígdalas, no sólo mantiene la postura de boca abierta habitual, sino que pueden llegar a producir peligrosas apneas(ausencia de respiración durante el sueño) del sueño. Uno de los síntomas más frecuentes son los ronquidos. Siempre que ronca un niño, hay que preguntarse ¿por qué?

La apnea repetida muchas veces durante la noche rebaja el nivel de oxígeno inhalado e impide el descanso nocturno de estos niños. Por la mañana, estarán medio dormidos y no podrán mantener la atención necesaria en el colegio.

Vías aéreas

En la clínica Martín Goenaga somos conscientes de la importancia del colapso en las vías aéreas y  es por ello que durante la historia clínica realizamos una exhaustiva exploración de las mismas. Y así, mediante el correcto diagnóstico de la obstrucción, dirigimos nuestro tratamiento a mejorar su permeabilidad, siendo necesario en algunos casos derivarlo al especialista indicado.

En resumen, el tratamiento de la desviación del tabique nasal y la hipertrofia de: vegetaciones, amígdalas y cornetes requiere de un correcto diagnóstico y tratamiento, siendo de vital importancia actuar lo más pronto posible para que el crecimiento facial se normalice.