Estabilidad y Retención: Tipos de retenedor

En nuestra clínica decidimos el tipo de retención el día que planificamos el tratamiento, según el tipo de maloclusión o tendencia de crecimiento del paciente.

 

Retenedor fijo:
Es un alambre que va cementado en varios dientes para evitar que se muevan. En general se cementa en la cara interna de los dientes anteriores. Otro tipo de retenedor fijo es el tipo Zachrisson, que se cementa en los dientes adyacentes a un espacio de extracción cerrado, en casos donde hubo un canino alto, en casos donde hubo un canino impactado, y en algunos casos cuando un diente está muy girado antes de iniciar el tratamiento. Es un retenedor fijo transitorio y normalmente se retira al año.

DSC_7195_2_2

Retención fija inferior

Retención fija tipo Zach

Retención fija tipo Zach

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Retención removible:
Son los aparatos de “quitar y poner”. Existen muchos tipos, siendo los más comunes la placa de Hawley o las férulas transparentes. Aunque en nuestra clínica utilizamos comúnmente la placa circunferencial, ya que no interfiere con la mordida y así mantiene mejor el resultado obtenido. Además, existen aparatos específicos para algunos tipos de maloclusión o de crecimiento, como por ejemplo el plano anterior en pacientes con sobremordida profunda.

 

 

 

 

 

 

 

Cirugía periodontal coadyuvante (fibrotomía circunferencial supracrestal):
Consiste en cortar unas fibras que sujetan el diente, una vez que hemos corregido su posición, para minimizar el riesgo de volver a moverse a su posición inicial. Se realiza normalmente en dientes muy rotados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *